humor.desvariandoando.com el mejor humor

RSS de Entradas

Un hombre romántico

21 de marzo de 2011 Publicado por Axiertxo

ELLA LE ENVIA UN SMS AL MOVIL DE SU NOVIO:

Mi amor:
Si estas durmiendo mándame tus sueños.
Si estas riendo mándame tu sonrisa.
Si estas llorando mándame tus lagrimas.
TE AMO!!!

EL LE RESPONDE:
Mi amor;
Estoy cagando… ¿Te mando algo?

Pasión de casados

17 de marzo de 2011 Publicado por Axiertxo

El marido entra a la cama y le susurra suave y apasionadamente al oído a la mujer: ” Estoy sin calzoncillos… ”

Y la mujer le contesta: “- Déjame dormir… mañana te lavo unos.”

Bebiendo gratis

1 de marzo de 2011 Publicado por Axiertxo

Dos irlandeses, Shamus y Murphy, deciden salir a dar una vuelta por las calles de Dublin, con ganas de tomarse unas pintas de cerveza. El gran problema es que, entre los dos, sólo tienen un euro.

Murphy le dice a Shamus:

¡Tengo una gran idea! -y se va a la carnicería de la esquina, de donde sale con una salchicha enorme.

Shamus le comenta:
¿Estás loco?, ahora nos hemos quedado sin dinero!!!
No te preocupes, ¡sígueme!

Entran en un pub y Murphy pide dos pintas de Guinness y dos copas de Jameson Irish Whiskey. Shamus le reclama:
Tú te has vuelto loco. ¿Te das cuenta del lío en que nos has metido?. ¡No tenemos dinero para pagar!

Y Murphy le contesta sonriendo:
No te preocupes, que tengo un plan. ¡Salud!

Se terminan las pintas y las copas y Murphy dice:
Voy a meterme la salchicha en el pantalón y la sacaré por la cremallera. Tú te arrodillas y te la metes en la boca.

El barman los ve, se pone histérico y los echa del pub.

Con el mismo plan van de pub en pub, bebiendo y emborrachándose más y más y sin pagar un céntimo.

En el enésimo pub, Shamus le dice a Murphy:
Ya no puedo más. Estoy borracho y no soporto el dolor en las rodillas.

Y Murphy le replica:
¿Y cómo crees que me siento yo?… Ya no recuerdo en qué pub perdí la salchicha…

Tareas de hogar ¿Cosa de mujeres?

25 de febrero de 2011 Publicado por Axiertxo

Mike me envía este chiste que ha traducido del Inglés:

Tres hombres estaban sentados y contaban acerca de cómo, cuando se fueron a vivir con sus nuevas esposas, tuvieron que explicar y enseñar que tareas del hogar tenían que hacer desde ese momento..

Terry se había casado con una mujer estadounidense y contó orgulloso a los otros 2 que tuvo que decir a su mujer que tenía que lavar los platos y limpiar su nueva casa. Conituó diciendo que tuvo que repetirlo durante un par de días ya que no vió hecho absolutamente nada; pero el tercer día, cuando llegó a casa, vió que estaba completamente limpia la casa y todos los platos estaban lavados y colocados en su sitio.

Jimmie se había casado con una mujer australiana . Y se jactó que él había dado órdenes a su nueva mujer para que ella hiciese toda la limpieza de la casa, lavar los platos y cocinar. Dijo a los otros 2 amigos que él no vió ningún resultado en el primer día ni en el segundo día pero al tercer día, la casa estaba limpia, los platos lavados y tuvo una maravillosa y gran cena hecha cuando llegó a casa.

El tercero, Brad, se había casado con una chica española. Se vanaglorió que había dicho a ella que sus tareas eran mantener la casa limpia, lavar los platos, cortar el césped, hacer las coladas y tener comida caliente encima de la mesa todos los días. Dijo que el primer día no vió nada, y tampoco vió nada el segundo día.

Hacia el tercer día por la tarde el hinchazón ya había bajado un poco y pudo ver un poquitín por el ojo izquierdo. Lo suficiente como para poder hacerse una tostada, poner la lavadora y llamar por teléfono a un jardinero para que venga a cortar el césped.

La sorda

14 de febrero de 2011 Publicado por Axiertxo

Mike me envía este chiste:

Dos hombres ya maduros (es decir, dos ancianos), hablan sobre el envejecimiento, y uno le dice al otro:

- La peor parte se la llevan nuestras mujeres, y además ellas se niegan a admitir que envejecen y tratan siempre de esconder sus achaques.

- Tienes mucha razón, pero he encontrado un buen truco para hacerles ver sus discapacidades a través de un sencillo juego:

Así, si quieres saber si tu mujer empieza a quedarse sorda, colócate a 10 metros de ella y hazle una pregunta. Después, cuando veas que no te responde, acércate a 5 metros. Después a 2 metros, y después a 1 metro. Y entonces no le quedará más remedio que aceptar que se está quedando sorda…

El otro encuentra la idea muy buena y cuando vuelve a casa se coloca a 10 metros de su mujer y le pregunta con voz fuerte:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

No recibe respuesta. Entonces se acerca a 5 metros y le pregunta de nuevo:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

No recibe respuesta tampoco, por lo que se acerca a 2 metros y le vuelve a preguntar:

-Cariño, ¿qué hay de cena?

Sigue sin recibir respuesta.

El tipo, divertido por el funcionamiento del truco de su amigo, se aproxima a apenas un metro y grita:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

Su mujer se gira y le dice, con cara de exasperación:

- Te lo digo por cuarta vez, ¡¡¡ sopa y croquetas !!!